Mientras visitaba el Museo de espionaje de Washington, un hombre se pegó el susto de su vida al tocar lo que él pensó que era el cristal de un acuario con un tiburón… pero en realidad solo era virtual! El tiburón atacar, y crea una gran grieta, lo que hizo que el pobre visitante se caiga de tanto miedo.